Embarazo y Ostomías

Normalmente las mujeres ostomizadas no se encuentran en edad fértil, pero en determinados casos donde sí lo están pueden planear ser madres después de realizar la cirugía de ostomía. Una mujer ostomizada puede llevar una vida completamente normal y por supuesto que puede quedar embarazada, no existen causas médicas que contraindiquen el embarazo, la ostomía no suele ser un problema en el embarazo, el parto o postparto, aunque hay que tener en cuenta la causa que motivó a realizarla.

Que buena noticia saber que tener una ostomía no es un impedimento para que puedas quedar embarazada, sin embargo, se recomienda que después de la intervención quirúrgica abdominal que implicó la colocación de la ostomía, se deje pasar un periodo de 2 años antes de quedar embarazada. 

Cuando la mujer quiere quedar embarazada se encuentra con la preocupación si con el embarazo se podría perjudicar a la ostomía o viceversa, por lo que se considera imprescindible recurrir a un médico especialista (ginecólogo/cirujano) que estudiará de manera individual cada caso y ofrecerá a la paciente toda la información necesaria de manera clara, con beneficios y riesgos existentes, morbilidad y explicará las posibles complicaciones que puedan existir.

La ostomía por sí misma no es una razón para evitar el embarazo y si tú eres una mujer saludable, el riesgo durante el parto no parece ser mayor al de otras madres. Por supuesto, si tienes otro problema de salud debes considerarlo y discutirlo con tú médico.

¿Cuándo quedar embarazada?

Se recomienda que después de la realización de la ostomía se espere un tiempo prudencial para que los tejidos y los órganos cicatricen, y al mismo tiempo que se consiga una estabilidad emocional tras adaptarse a la nueva situación. El médico será el que valore el tiempo prudente para quedar embarazada según las características de la paciente y de la ostomía realizada. No se recomienda que la paciente tenga más de dos embarazos.

Durante el embarazo se pueden producir una serie de cambios en la ostomía, tales como:

  • Cambio en el diámetro o tamaño del estoma.
  • Retracción (el tejido se contrae) o prolapso (Descenso o caída de un órgano interno) del estoma.
  • Cambio de ubicación del estoma.

Se debe vigilar la ostomía durante el embarazo para percibir los cambios que pueda sufrir y prestar atención a la estabilidad y eficacia del dispositivo empleado por si es necesario cambiarlo como consecuencia del aumento del volumen abdominal. Esto hace que surjan problemas para adaptar las bolsas, esta situación se solucionará en cuanto termine el embarazo.

Es importante que sepas que el parto puede realizarse por vía vaginal o cesárea independientemente de la ostomía y siguiendo las indicaciones médicas según cada caso.

Por lo general, la ostomía puede hacerse más grande y la salida hundirse, lo que puede provocar dificultades para colocar la bolsa, pero conocer tu cuerpo y seguir ciertas precauciones será suficiente para resolverlo. Si lo crees necesario, también puedes consultar a tu médico o personal de enfermería para recibir orientación.

Los cambios en la ostomía son ocasionados tanto por el aumento del perímetro abdominal que provoca el crecimiento del bebé, como por el desplazamiento de los órganos internos que ocurre en cualquier embarazo. Recuerda que, aunque tengas una ostomía, los controles que debes tener durante el embarazo son los mismos que los de una mujer sin estoma.

Parto, puerperio y lactancia.

Si no hay contraindicación el parto de una mujer ostomizada se realizará por vía vaginal indicándose cesárea si hubiera indicación o complicaciones (al igual que se hace en el resto de embarazos).

Luego del parto, se necesitan los mismos cuidados que debe tener cualquier otra mujer puérpera (período después del parto y que se extiende el tiempo necesario para que el cuerpo materno vuelva a las condiciones antes del embarazo) y se recomienda la lactancia materna de igual manera por los múltiples beneficios que ésta supone tanto para la madre como para el bebé.

La mujer ostomizada debe recurrir a su ginecólogo para que éste valore el método anticonceptivo que mejor se ajuste a su nueva situación.

En el caso de la ileostomía o si en la cirugía se ha acortado el intestino no es recomendable los métodos anticonceptivos orales debido a que ésos se absorben principalmente en el intestino delgado y el efecto del anticonceptivo puede quedar reducido. Esto no ocurre en otros tipos de ostomías como son colostomías distales o urostomías.

Determinados métodos anticonceptivos como los dispositivos intrauterinos, anillos vaginales o diafragma pueden perder eficacia si se han causado modificaciones anatómicas o se ha alterado el funcionamiento de algunos tejidos implicados.

Por lo anterior es importante que consultes con tu ginecólogo para poder encontrar el método anticonceptivo que mejor se adapte a ti y a tus necesidades.

  • Se recomienda tener un mayor control en el caso de embarazadas con ileostomía, ya que el riesgo de obstrucciones es mayor, debido a que el incremento del perímetro abdominal puede presionar el útero, provocar dolores o cólicos y el ritmo de evacuación por la ileostomía podría detenerse. En ese caso es necesario consultar a tú médico inmediatamente.
  • Las mujeres embarazadas con estoma deberán medir el tamaño del orificio frecuentemente y emplear material recortable para adaptar mejor la bolsa o la placa adhesiva al estoma, puede ser necesario probar diferentes dispositivos hasta encontrar el que mejor se adapte a tus necesidades.
  • Como a cualquier mujer en periodo de gestación, se sugiere mantener una dieta saludable, un peso adecuado y distribuir las comidas entre cuatro a seis comidas al día para que tengas una mejor digestión.
  • Come despacio y masticando bien los alimentos.
  •  Beber abundantes líquidos para evitar infecciones de orina, la formación de cálculos renales y el estreñimiento.
  • Evita el cigarro y el consumo de alcohol, ya que están contraindicados durante el embarazo.
  • Es recomendable extremar precauciones con la higiene y procedencia de los alimentos que se consumen, para evitar cualquier problema digestivo.
  • Para complementar la dieta, tú médico seguramente te recetará el consumo de suplementos como: hierro, calcio, vitamina D y ácido fólico.
  • La paciente ostomizada y embarazada, no debe preocuparse si siente pataditas en el estoma, podrá tratarse de una sensación rara, pero no le causará ningún daño.

Siempre que sigas las indicaciones de tu médico o cirujano podrás disfrutar de tu embarazo sin mayores complicaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
¿Cómo podemos asesorarle?
Hola, ¿Cómo podemos asesorarle?