Diabetes Gestacional

     La diabetes gestacional es una situación que presentan algunas mujeres durante el embarazo, caracterizada por la aparición de un nivel elevado de glucosa en sangre, que no se presenta previo a este. Se debe a que las hormonas presentes durante el periodo de gestación pueden dificultar el trabajo que realiza la insulina apareciendo una alteración en el metabolismo de los carbohidratos y por ello la glucosa se eleva (hiperglucemia).

     La diabetes gestacional puede conllevar complicaciones como macrosomías (niños excesivamente grandes) y complicaciones en el nacimiento, por lo que es importante controlar los niveles de azúcar en sangre.

     Una alimentación adecuada es muy importante para controlar los niveles de glucosa, asegurar el crecimiento optimo del bebe y disminuir los riesgos durante el parto.

      Es muy importante que consultes a tu médico y nutricionista un plan de alimentación que se adapten a tus necesidades. Acá te compartimos algunas recomendaciones relacionadas con la alimentación que te pueden ser útiles:

  1. Consumir pequeñas comidas y frecuentes: Realizar pequeñas comidas cada 2 o 3 horas y distribuir los carbohidratos de manera uniforme a lo largo del día ayudan a mantener estable la glucosa en la sangre, se recomienda evitar los azucares refinados como: azúcar, miel, panela, rapadura y consumir carbohidratos complejos como: alimentos integrales, camote, yuca, frijol, arveja, ichintal, habas, lenteja, garbanzo, etc.
  2. En cada comida o refacción, incluya algunas proteínas saludables: Las proteínas ayudan a que te sientas satisfecha, llena de energía durante el día y a equilibrar la glucosa en la sangre, algunas proteínas saludables son: huevo, leche, yogurt, quesos bajos en grasa, pechuga de pollo, carnes magras, entre otros.
  3. Elija los alimentos con alto contenido de fibra: Los alimentos fuente de fibra son los vegetales, frutas, cereales integrales y legumbres. Se recomida al día consumir de 4-5 porciones de vegetales como: pepino, tomate, brócoli, lechugas, berenjena, zucchini, chile pimiento, coliflor, ejote, etc. Se pueden incluir porciones de frutas en las refacciones o postres después de las comidas fuertes, es importante no exceder en la cantidad diaria.
  4. Evitar consumir azucares refinados: Evitar el consumo de aguas gaseosas, jugos envasados, consumir moderadamente los postres como helados, galletas, pasteles y otros dulces, leer atentamente las etiquetas y controlar en el contenido total de carbohidratos por porción.
  5. Cuidar la cantidad de grasa: Evita los embutidos y frituras, se pueden elegir opciones magras como: pollo, pavo, carne de res y pescado. Consume productos lácteos descremados o bajos en grasa y utiliza técnicas de preparación saludables como al horno, a la parrilla, al vapor, a la plancha o hervidos.

Planificar la alimentación es muy importante, te compartimos una idea de cómo debería de verse un plato saludable en los principales tiempos de comida.

Automonitoreo de glucosa en sangre desde casa

    Si padeces de diabetes, un factor fundamental en el tratamiento y en el control es medir el nivel de glucosa o azúcar en la sangre; debes aprender a monitorear y controlar el nivel de glucosa porque este cambia a menudo, la mejor manera de hacerlo es medirla las veces que el tipo de diabetes lo amerita.

     La Asociación Americana de la Diabetes (ADA) te recomienda la cantidad de veces mínima que debes medirte según el tipo de diabetes:

  • Diabetes tipo 1: medirse mínimo 3 veces al día.
  • Diabetes tipo 2: medirse mínimo 3 veces por semana.

También te sugiere los rangos de glucosa ideal para mantener la diabetes contralada:

  • 70-130 mg/dl antes de las comidas (en ayunas)
  • Menos de 180 mg/dl, de 1 a 2 horas después de una comida

    Existen diversos modelos de glucómetros en el mercado los cuales en su mayoría cuentan con un dispositivo de punción, una lanceta, tiras reactivas y el monitor o pantalla en la que se verán reflejados los resultados de la prueba. Al elegir tu glucómetro te sugerimos tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Velocidad y/o tiempo para obtener los resultados.
  • Cuente con un rango amplio de medición.
  • Cuente con alarmas y/o recordatorios para que no olvides realizar tu medición.
  • Cantidad de sangre que se requiere para la prueba.
  • Tamaño de la pantalla y de los números (busca que se puedan leer fácilmente).
  • Registro de datos adicionales (bitácora de fecha y hora de medición) con promedios para determinado tiempo.
  • Costo de las tiras reactivas
  • Facilidad de uso y de transporte del equipo

¿Qué necesito hacer para monitorear diariamente los valores de azúcar o glucosa en la sangre?

Lo primero que debes hacer es consultar con profesionales de la salud sobre cuáles deben ser los valores de glucosa que debes alcanzar y mantener, según el tipo de diabetes, entre las recomendaciones que te podemos brindar, están:

  • Mantener un plan de alimentación saludable y personalizado.
  • Seguir el tratamiento médico farmacológico recomendado.
  • Realizar una serie de actividades físicas que el profesional te indique
  • Realizar el monitoreo diario con un equipo de control de glucosa que tengas en casa.

Recomendaciones para el monitoreo de la glucosa en la sangre desde casa

Una vez que tengas un glucómetro podrás iniciar el monitoreo diario, el cual se recomienda hacer de la siguiente manera.

  1. Coloca en un lugar visible y accesible el plan de monitoreo que te ha indicado el profesional de salud.
  2. Lávate las manos minuciosamente antes de manipular los insumos del glucómetro y realizar la medición.
  3. Lleva una bitácora manual de los valores proporcionados diariamente por el glucómetro con los siguientes datos:
  4. Fecha y hora de la medición.
  5. Dosis de insulina o medicamento, según aplique.
  6. Si tuvo alguna alteración en sus alimentos más o menos de lo usual.
  7. Anotar el tipo de actividad física que realizó.
  8. Anotaciones relevantes como: me dolía la cabeza, no me sentía bien, me sentí excelente, estuve soñoliento, en fin, cualquier observación que consideré pertinente.

Tratamiento Y Cuidado De La Diabetes O Toma De Medicamentos Para La Diabetes

     Generalmente para el tratamiento y cuidado de la diabetes son necesarios algunos medicamentos para mantener en rangos adecuados los niveles de glucosa. El tratamiento es individualizado y va a depender del tipo de diabetes y el que se adapte a sus necesidades.

Los medicamentos más utilizados son:

     Insulina: la insulina es una hormona producida por las células beta del páncreas, recetan insulina a personas que padecen diabetes tipo 1 ya que su cuerpo no produce insulina, o pacientes que no producen la cantidad suficiente o no la utilizan adecuadamente (diabetes tipo 2).

     Medicamentos por vía oral: Generalmente son recetadas a pacientes con diabetes mellitus tipo 2 combinado con una planificación de los alimentos, actividad físicas y cambios en el estilo de vida. Los medicamentos orales para el manejo de la diabetes son:

  • Sulfonilureas: Estimulan las células beta del páncreas para producir más insulina. Estos medicamentos generalmente los recetan 1-2 veces al día antes de las comidas.
  • Meglitinidas: Estimulan las células beta del páncreas para producir más insulina, generalmente las recetan antes de los tres tiempos de comida, tanto las meglitinidas y sulfonilureas estimulan la producción de insulina y pueden causar hipoglicemias, es importante no consumirlas
  • a la vez con bebidas alcohólicas ya que pueden causar vómitos y diarrea.
  •  Biguanidas: Ayudan a reducir los niveles de glucosa en la sangre, actúan disminuyendo la cantidad de glucosa que produce el hígado, contribuye a que el tejido muscular sea más sensible a la insulina para que pueda absorber la glucosa. Por lo general lo recetan dos veces al día.
  • Tiazolidinediona: Ayudan a aumentar el efecto de la insulina en los músculos y disminuyen la producción de glucosa en el hígado, se ha comprobado que es eficaz para reducir la hemoglobina glicosilada, se le han atribuido pocos efectos secundarios.
  • Inhibidores de la alfa glucosidasa: Disminuyen los niveles de glucosa en la sangre al bloquear la absorción de ciertos almidones en el intestino y retrasan la absorción de azucares simples. Se recomienda tomar con el primer bocado de comida y se le atribuyen efectos secundarios como flatulencias y diarrea.
  • Inhibidores de la dipeptidil peptidasa 4 (DPP-4): Ayudan a reducir la hemoglobina glicosilada sin causar hipoglicemias, el DPP-4 se mantiene activo en el cuerpo por mucho tiempo y disminuye la glucosa solo cuando se encuentra elevada, por lo general no causan aumento de peso y tienden a tener un efecto neutral o positivo en el colesterol.

Si bien existen diversos tipos de medicamentos que ayudan a disminuir los niveles de glucosa en sangre; es importante que siempre sigas las recomendaciones de tu profesional de salud (diabetólogo, endocrinólogo, médico internista, médico general, etc.) nunca te auto mediques ya que puede ser perjudicial para tu salud.

    La alimentación saludable es un pilar fundamental para un buen control de la diabetes, complementada con el tratamiento farmacológico y hábitos de vida saludables como realizar actividad física, estos pilares nos ayudan a mantener los niveles de glucosa controlados y prevenir o retrasar las complicaciones a largo plazo a partir de la diabetes.

     Alimentarse saludablemente nos ayuda a:

  1. Mantener los niveles de glucosa, presión arterial y

colesterol dentro de los valores deseados.

  • Disminuir de peso y mantener un peso saludable.
  • Nos aporta vitalidad y energía para realizar nuestras actividades diarias.

    En muchas ocasiones al diagnosticar diabetes, te indican que debe realizar dieta de por vida y los más factible es que te asustes, ya que hacer dieta, sobre todo si es para perder peso, suele ser sinónimo de restricciones, sufrimiento e incluso ansiedad. Sin embargo, en la actualidad se sabe que podrás comer prácticamente de todo teniendo en cuenta cantidades y combinaciones de alimentos.

      Es importante que conozcas la función que cumplen los diferentes grupos de alimentos en nuestro cuerpo, esto te ayudará a tomar una mejor decisión al momento de elegir un alimento que vas a consumir y la cantidad que se recomienda consumir del mismo.

      Los carbohidratos nos aportan la energía necesaria para realizar nuestras actividades diarias. Se pueden dividir en dos grupos:

  • Carbohidratos simples: Estos se digieren rápidamente y pasan al torrente sanguíneo en minutos, se encuentran en azucares refinados como el azúcar de mesa (sacarosa), miel, panela, rapadura, jarabes y dulces. También están presentes en otros alimentos saludables que son fuente de fibra como las frutas (fructosa) y la leche (lactosa).
  • Carbohidratos complejos: Estos tardan más tiempo en absorberse por lo que producen una elevación más lenta y moderada de glucosa en la sangre. Se encuentran presentes en vegetales con almidón, cereales, arroz, legumbres, etc.

     Se recomienda evitar los carbohidratos simples que contengan azúcar refinada como pasteles, helados, gaseosas y postres ya que provocan picos de glucosa muy pronunciados. Los carbohidratos complejos se pueden consumir con medida y de preferencia elegir los cereales integrales, legumbres y vegetales con almidón.

     Las proteínas son indispensables para la formación de tejidos (piel, cabello, musculo y uñas), hormonas y crecimiento celular. En este grupo encontramos las carnes, lácteos y huevos. Es importante que elijas las carnes magras y al cocinarlas utilices técnicas saludables como, por ejemplo: cocinar al horno, a la plancha, a la parrilla o hervido.

     Las grasas Se transforman en energía de reserva a largo plazo. Es importante elegir grasas saludables como: aceites vegetales, semillas, aguacate, pescados y frutos secos. Evitar el consumo de grasas saturados como: margarina, mantequilla, manteca y chicharrones ya que aumentan el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

    Como has podido notar a lo largo del tema todos los alimentos son importantes para nuestro cuerpo ya que aportan diferentes nutrientes que cumplen diversas funciones en nuestro organismo. No hay alimentos que sean completamente prohibidos, pero sí cantidades y frecuencias de consumo desaconsejadas. A continuación, encontrarás un esquema de un plato que te permitirá armar cada comida de tu día de una manera armónica y balanceada.

      Comer sano no es sinónimo de comer sin sabor, te invitamos a que te animes y pongas en práctica tu creatividad para crear combinaciones saludables y fabulosas.   

Pasos para crear un plato saludable:

  1. Utilizando un plato de aproximadamente 15 cm de diámetro trace una línea por la mitad, luego divida la mitad izquierda por la mitad, de manera que el plato le quede dividido en tres secciones.
  2. Llene la sección más grande con vegetales sin almidón como: espinaca, pepino, lechugas, ejote, brócoli, coliflor, tomates, chile pimiento, berenjena, zucchini, entre otros.
  3. En una de las secciones de la izquierda agregue granos sin almidón como: cereales integrales, arroz o fideos integrales, papa, camote yuca, remolacha, frijol, lentejas, garbanzo, pan o tortilla.
  4.  En la otra sección de la izquierda ponga proteína como: pollo o pavo sin piel, carne magra, pescado como atún, salmón, bacalao, huevos y queso bajo en grasa.
  5. Agregue una pequeña porción de fruta como postre, ideal que sea una fruta con cascara.
  6. Elija grasas saludables en pequeñas cantidades. Use aceites para cocinar. Puede agregarles a las ensaladas algunos ingredientes saludables como frutas secas, semillas, aguacate y aderezo.  
  7. Para completar su plato, agregue para tomar bebidas de bajas calorías como agua, café o té sin azúcar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
¿Cómo podemos asesorarle?
Hola, ¿Cómo podemos asesorarle?