Plumas para Insulina

    Las plumas o bolígrafos de insulina, llamados así por su similitud tanto de tamaño como de forma con estas herramientas de escritura, son el método más extendido para inyectarse insulina en los países desarrollados debido a su comodidad y precisión.

   Sin embargo, en países en vías de desarrollo aún no es utilizado a gran escala, muchas veces por falta de información acerca de lo que es una pluma de insulina. Por ello, este post lo dedicaremos a este dispositivo en particular, nuestro objetivo es dar a conocer como se utiliza, cuáles son sus beneficios y sus ventajas y desventajas que este ofrece.

      Si eres un paciente que padece diabetes o tienes alguna persona cercana que la padezca te interesará leer este artículo, hay muchos datos interesantes que te permitirán tener opciones simples para la administración de insulina.

    La medicina moderna nos ayuda a tener un ritmo de vida cómoda en la medida de lo posible para cumplir con tratamientos y cuidados para nuestra salud y la de nuestros seres queridos.

    Se conoce desde el año 1985 gracias a la empresa danesa Novo Nordisk, quien fue la que la introdujo en el mercado farmacéutico como una opción para la colocación de la dosis de insulina que necesitan los pacientes que padecen diabetes.

     Existen plumas de insulina desechables, en las que el vial tiene una cantidad determinada de un tipo de insulina en concreto, desde efecto rápido, lento e intermedio y una vez utilizada, se descartan. Y también existen las plumas recargables, en las se pueden ir cambiando cartuchos con insulina a medida que se van utilizando. La cantidad de insulina puede regularse mediante un día para ajustar la dosis en función de la necesidad del paciente. Hay que tener en cuenta que, por seguridad, las agujas deben cambiarse cada vez que se realiza una inyección.

QUE DEBO SABER SOBRE EL LÁPIZ DE INSULINA

    Deseamos que al final de este post puedas conocer no solo que es una pluma de insulina, sino que también conozcas las ventajas y desventajas de utilizar este dispositivo.

    Es importante tener conocimiento general y como siempre lo decimos en cada post, a nosotros nos encanta ser el medio por el cual puedas obtenerlo.

    En tal sentido presentamos las ventajas y desventajas del uso de una pluma de insulina.

Ventajas:

  • Es mucho más fácil de usar que las jeringas. Basta con que marcar en el indicador la dosis de insulina requerida y se inyecte a través de la aguja.
  • Fácil de utilizar y trasladar.
  • Ahorra tiempo en comparación con las jeringas, ya que viene lista para usarse.
  • Es más sencillo marcar la dosis exacta que se necesita.
  • Para algunas personas puede ser menos temible que una jeringa

Desventajas

  1. Son más costosas que las jeringas.
  2. No se pueden mezclar insulinas dentro de la pluma.
  3. Se pierde insulina en el purgado.
  4. Algunos tipos de insulina no están disponibles en forma de pluma.

   En esta sección te enseñaremos paso a paso que hacer para la colocación de la insulina

  1. Tener todos los materiales disponibles: Pluma de insulina, aguja para la pluma y una toallita con alcohol o hisopo con alcohol.
  2. Inspeccionar la pluma de insulina. Si se observan partículas en la insulina, no se debe utilizar. Si la insulina se ve nublada, suavemente girar el vial entre las manos hasta que toda la insulina se vea igual. La insulina transparente no tiene que ser mezclada. Es importante verificar la fecha de vencimiento en el lado de la pluma, si esta vencida, no se debe utilizar.
  3. Preparar la pluma de insulina. Remover la tapa de la pluma con las manos limpias. Limpiar el sello de goma de la pluma con una toallita con alcohol.
  4. Preparar la aguja. Se debe quitar la etiqueta de papel. Conectar la aguja a la pluma de insulina y asegúrese que esté segura. Remover las dos tapas de la aguja y guardar la tapa externa.

  1. Preparar la pluma. Mantener la pluma con la aguja apuntando hacia arriba. Dar suavemente golpes a la pluma para remover las burbujas de aire. Rotar el selector de dosis a 2 unidades, presionar el botón, y verificar que la insulina sale de la aguja.
  2. Seleccionar la dosis. Asegurarse que la ventana muestre “0” antes de rotar para seleccionar la dosis requerida.
  3. Seleccionar el área de la inyección. Los sitios más frecuentes son: detrás de los bíceps (en los brazos), en el abdomen (alrededor del ombligo), la parte delantera y de los lados de los muslos, la parte de atrás de la cintura y los glúteos. La nueva inyección debe estar al menos 2.5 cm (1 pulgada) de la anterior, y a 5 cm (2 pulgadas) del ombligo o de cualquier cicatriz. No inyectar un área inflamada, sensible o con moretones.
  4. Inyectar la dosis. Insertar la aguja directamente en la piel. Presionar el botón con el dedo pulgar y esperar aproximadamente 10 segundos para inyectar la dosis completa. Soltar el botón y remover la aguja de la piel.
  5. Quitar la aguja de la pluma. Poner la tapa externa, dar vuelta en la aguja y desenroscar la aguja de la pluma de insulina.
  6. Desechar la aguja en un recipiente para objetos punzocortantes inmediatamente después de utilizarla.

IMPORTANTE: NO reusar las agujas. No compartir la pluma de insulina

     Usar este dispositivo como método de aplicación de la insulina es fácil y muy confiable, tiene grandes ventajas sobre todo en lo práctico que es para transportarlo y en la rapidez para la aplicación.

     Como vemos, y aunque es un sistema que funciona muy bien y presenta muchas ventajas (sobre todo en el aspecto práctico). Lo ideal, es consultar con especialistas en el área de salud y elegir el método que mejor se adapte a tus necesidades y forma de vida.

Ahora ya sabes que es una pluma de insulina, cómo utilizarla y los beneficios que suma a las personas que padecen diabetes. ¡No olvides que debes de consultar a tu médico para tener las instrucciones adecuadas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
¿Cómo podemos asesorarle?
Hola, ¿Cómo podemos asesorarle?